Dear Audrey es una banda que combina la armonía de sus 3 jóvenes voces con instrumentos como el banjo, la mandolina y la eterna guitarra que hace de bastón de este folk/pop de Atila, Guillermo y Hugo. La formación se origina en Madrid a principios de 2015, encontrando su estilo musical en el verano de ese mismo año en un viaje a tierras valencianas. El próximo 22 de septiembre presentan su primer disco, “Journeys”, en la Sala Costello y les entrevistamos, ¿quieres saber más? ¡Sigue leyendo!

 

Empezamos por vuestra cita más próxima, el 22 de septiembre en Costello Club. ¿Cómo os sentís frente a ese concierto? Queremos un adelanto de lo que podrá ver el público.

Estamos locos por subirnos a ese escenario, como niños ante la puerta del colegio antes de su primer día, ansiosos por ver a nuestros amigos y contarles el verano. Podemos contarte muy poquito, escucharéis temas nuevos, instrumentos nuevos y veréis nuestras sonrisas de siempre.

Y hablando de conciertos, ¿cómo ha sido vuestra vida musical después de Vodafone Yu?

Hemos llevado nuestro directo a otro nivel, hemos recibido apoyo y consejos de artistas de talla XXL y hemos aprendido muchísimo. Aunque esta experiencia sea un pequeño escalón para muchos, lo saboreamos como una gran victoria, cada vez estamos más cerca de nuestro sueño, siempre con los pies en el suelo.

¿Cuál ha sido el directo que más y el que menos habéis disfrutado?

La verdad que disfrutamos muchísimo de nuestra época callejera (tocando por las calles de Madrid), nos gustan los shows pequeños y distintos donde disfrutamos más que nunca de la cercanía con el oyente.

Pasamos a hablar de referentes. En vuestra BIO citáis a artistas de gran calibre como son Mumford & Sons, Jack Johnson o James Bay, ¿tenéis referentes en España? Y si es así, ¿cuáles son?

Para dar a entender qué tipo de música nos acompaña, siempre nombramos a 4 o 5 artistas top que la gente pueda reconocer. Sí tenemos referentes en España: Sabina,Leiva, La M.O.D.A, Taburete, Supersubmarina…

¿Qué opináis de la escena musical española?

Sinceridad ante todo: hay proyectos muy jugosos que carecen de medios para llevarse a cabo y hay proyectos que no carecen de medios pero sí de talento. Pero creemos en la fuerza de la gravedad. Sin embargo, en España hay artistas con mucho talento que trabajan muy duro. Es un gran motivo para permanecer al pie del cañón.

Ahora os pregunto por vuestro disco, ¿Cómo fue la experiencia de grabar en Global Music Studio? ¿alguna anécdota de la grabación?

Fue nuestra casa durante un tiempo, o al menos así nos lo hizo sentir Carlos Sainz, el productor. Os contaríamos 50.000, pero nos quedamos con la de Fernando, el hermano de Carlos. La cosa fue así: un día Carlos tuvo que ausentarse y ‘Nando’ se quedó con nosotros para que pudiéramos continuar con la grabación. La energía fue tan positiva que acabamos antes de lo esperado, por lo que se nos ocurrió la genial idea de grabar ‘pistas alternativas rap’ que no pegaban ni con cola. Lo mejor vino al preguntarle a Carlos al día siguiente qué le parecieron las nuevas ideas que habíamos propuesto.

Y hablando de ese músico en estudio, ¿Quién es el que tiene más manías a la hora de grabar?

No somos muy maniáticos a la hora de grabar pero sí exigentes con nosotros mismos.

Un sello característico de vuestra música son las 3 voces al unísono que suenan limpias y perfectas, ¿os habéis encontrado en la situación de hablar al unísono también?

(Los tres a la vez) No.

Si no os hubieseis conocido, ¿creéis que estaríais haciendo música?

Probablemente, es lo que hacíamos antes de conocernos. Pero no estaríamos haciendo esta música, nuestra música.

Acabamos hablando de fans, ¿alguna anécdota ‘fanático-loca’ con algún fan?

Los seguidores con quienes hemos tenido el placer de hablar nos han transmitido siempre buen rollo y positivismo. La cordura es relativa, tampoco somos quién para calificar a alguien como ‘fan’o ‘loco’. Aún así, al estar cerca de grupos potentes hemos presenciado un par de historias curiosas.