Cómo sacar mejores fotos en conciertos.


Estás en el concierto más importante de tu vida, alzas la mano sobre las cabezas de los demás, apuntas con tu cámara y disparas. Mientras lo haces piensas en el éxito y reconocimiento de tus amigos, los likes de tus seguidores en instagram y quien sabe, igual hasta la usan para publicarla en Vice Magazine.

Pero no, lo que hay sale es un churro. Una imagen llena de ruido, movida. ¿Qué ha pasado? ¿Pero si estaba todo puesto en automático? Simplemente que la cosa no es tan fácil como eso.

crystal

Pero tranquilo. El señor Miyagi ha salido, así que tranquilo con el “dar cera, pulir cera”. Pero sí necesitarás practicar alguno de los consejos que aquí puedes encontrar y dar con la forma de librarte de los meneos, empujones y codazos que sufrirás por doquier del público, ajeno a tus desesperados intentos por sacar una fotografía decente y nítida.

¿Por donde empiezo?

El equipo:

Compra una cámara de verdad. Las fotos que puedes tomar con el movil pueden ser estupendas, pero en un concierto, con poca luz y condiciones tan exigentes, antes llegas a la luna que tomar una foto en condiciones.

No es necesario que te gastes una fortuna, nada de cámaras de 3.000 euros y objetivos imposibles. Solo ten en cuenta que la cámara tenga buenos niveles de ISO. A mayor ISO, más luz podrá capturar. Pero también piensa que a más ISO también más “ruido”, sensor y electrónica hacen la magia de que ese molesto invitado pueda estar contenido. Por suerte la mayoría de las cámaras actuales permiten trabajar con soltura si los acompañamos de un objetivo con una gran apertura.

Sí, la luz es la clave. Los f/1.4 y f/2.8 son los objetivos que nos quitan el sueño pero un f/3.5 que es lo que viene en la mayoría de las cámaras como objetivo suele ser suficiente.

NOTA: Muchos festivales y conciertos no permiten la entrada con cámaras reflex. Enterate bien y si este es el caso pide permiso a la organización.

El lugar:

Mientras no te hagas con el manejo de la cámara lo mejor es que no te gastes cientos de euros en acudir a festivales. No saber usar tu cámara es como intentar correr los cien metros lisos con zapatos de paseo.

Comienza buscando lugares íntimos, con poca luz. Primero práctica en tu propia casa y luego ve a cafés y pequeñas salas de conciertos. La tranquilidad del lugar te permitirá jugar con los ajustes de la cámara hasta sentirte cómodo con ella.

Ajustes:

  1. Desactiva el FLASH. Por diosito te lo pido, desactiva el flash. Podría darte dos millones de razones técnicas pero te daré una de peso que lo resume. Conozco a más de uno que se ha llevado un guitarrazo en la cabeza por culpa de usar el flash. Es muy molesto para el artista, prácticamente inútil en esas condiciones de iluminación y no podrás sacarle todo el jugo a tu cámara.
  2. Selecciona el modo Manual. Te permitirá sacar provecho de cada parámetro de tu cámara.
  3. Configura el valor de ISO que permita la cámara. Haz una prueba y ve bajando valor según necesites. Experimenta y vas ajustando. Una vez tomada la foto puedes visualizarla en tu cámara y ver si aparece ruido o no.
  4. Elige una apertura grande. Si es posible cualquier valor por debajo de f/3.5 sería perfecto y f/1.4 lo máximo 😉
  5. Velocidad de disparo rápida. No, no es lanzar fotos en modo ráfaga una tras de otra. Se trata de encontrar ese momento en que el artista salga nítido en una escena congelada. Intenta con 1/400s y ve bajando. Si te sale oscura lo bajas para captar más 1/200s, si sale movida lo subes a 1/300s y así.
  6. RAW. JPG es para cobardes. Si de verdad quieres lograr fotos impactantes te recomiendo este formato. Aunque es cierto que luego de un par de fotos necesitarás cambiar la tarjeta de memoria o que necesitarás un programa de edición para su tratamiento, tiene la ventaja de que permite corregir los valores de una imagen que tomes subexpuesta. Trabajar con RAW resulta en trabajar con la luz sacando todo el partido a la imagen capturada.

NOTA: si las condiciones son muy extremas o no dispones de soporte para RAW (muy raro), prueba a tomar fotografías en blanco y negro. Eso reducirá el ruido ya que liberas a la electrónica de la cámara del trabajo de tratar con toda la información que resulta del color.

Composición:

Cuando dispares centraté en buscar el momento. No desesperes. Piensa que puedes tirar fácil 1000 fotos antes de que salga una foto deslumbrantemente buena. Dispara mucho y diviértete.

Intenta encuadrar al artista o banda, enfocados manualmente y espera el momento en que los focos de luz se desplazan hacia ellos para iluminarlos un rato. Aprovecha ese momento, el artista o banda están iluminados. Te están regalando la luz que necesitas, dispara, dispara.

Second

Si estás en lado contrario o las luces crean sombras en los artistas. No te preocupes. También puedes sacarle provecho. Es una forma muy creativa de contar la historia de un concierto. La sombra de tu cantante o músico favorito rodeado de luz. ¿Te lo imaginas? Dispara maldito, ahora es el momento.

Conclusión:

Al final la clave está en la luz. No dejes de crear y probar técnicas para conocer tus capacidades y las de tu cámara. Si logras domar la luz habrás dado un paso de gigante y tus fotos nunca serán iguales. Entonces sí, ya puedes deslumbrar a tus amigos con tus trabajos 🙂

Imágenes: Raquel ChapelaElizabeth Olea

Previous Arenal Sound anuncia sus nuevas presentaciones
Next Los #ReyesLowers nos traen Nuevas Confirmaciones. Low Festival